Instagram

YouTube

martes, 26 de junio de 2012

Matías Lescano: corazón de tango, alma de jotero

Matías Lescano tenía interiorizada la estirpe caísta desde la infancia, por lo que su llegada al CAI Zaragoza y  consagración como su líder estaba escrito por el destino. La identificación del crack argentino con la filosofía de un club y la vida de una ciudad como Zaragoza fue total, convirtiéndose en el referente por antonomasia del nuevo CAI. En la capital aragonesa nunca se olvidará su coraje, su deseo de victoria, sus filigranas, triplazos y robos de balón; su bonhomía y autenticidad: "¡Bicho, bicho!".


Uno de los protagonistas ineludibles de esta primera década del Basket CAI Zaragoza (2002-2012), ha sido el Gran Capitán, Matías Lescano. Añorado incluso dos temporadas después de su vuelta a las canchas argentinas, y con su camiseta todavía como la más usada por la grada del pabellón Príncipe Felipe, "el Bicho" dejó una impronta inolvidable en el sentir de la afición zaragozana durante las siete temporadas que defendió la elástica rojilla. Objetivo esencial de Pepe Arcega para la segunda temporada del club, esta joven promesa argentina que empezó a destacar en el Atenas de Córdoba (de donde venía tras proclamarse campeón en la primera temporada tras la retirada de un icono como Marcelo Milanesio), se consagró como jugador de baloncesto a orillas del Ebro, donde con los años se casó con una zaragozana y tuvo un hijo zaragozano con ADN argentino.


La calidad de su juego lo puso en la órbita de la campeonísima Selección albiceleste, y los San Antonio Spurs le incluyeron en su lista de jugadores con potencial para seguir la pista. Los éxitos, los infortunios, las alegrías y las tristezas se sucedían una temporada tras otra sin que se consiguiera el verdadero objetivo: llegar a la Liga ACB.
Cuando Matías Lescano una tarde de primavera en 2008 completó su vuelta al ruedo ondeando una bandera de Aragón junto con otra de su Argentina natal, estaba escenificando el sueño de todos los socios del CAI Zaragoza: ver a su capitán lleno de júbilo festejando el ascenso. Matías es un tipo entrañable que se ganó absolutamente con su entrega ese gran premio: un jugador de basket con un corazón enorme. Esta entrevista la realizó mientras se recuperaba de una operación de espalda en el mes de abril de 2012.





-Cuenta la leyenda que cuando le fichó Pepe Arcega usted le recibió con la camiseta del CAI que le había regalado su abuela siendo niño: ¿había estrenado en algún partido contra su hermano Lucho aquella elástica roja que había vestido antes  como jugador Arcega?

En realidad quienes se lo mencionaron fueron mis padres, porque la noche que nos reunimos fue justo cuando salimos campeones con Atenas. y yo llegué como una hora (tal vez un poquito más) tarde al restaurante donde estaban cenando Pepe y mis padres. El tema de la camiseta ya habia salido a la luz. De tantos partidos que jugue contra mi hermano (también tenía una camiseta del CAI) perdió el color y quedó casi transparente; esas camisetas eran la envidia de nuestros amigos de baloncesto.



-Usted encarna mejor que nadie lo que ha sido el club en estos primeros 10 años: 4 temporadas de eliminación en playoffs, 1 ascenso a la ACB como líder, el terrible descenso de la ACB, y la llegada de nuevo con el CAI a la élite. Fue el máximo estandarte caísta en 7 de los 10 años y el mejor representante de ese carácter maño de no reblar.

Pasé por casi todos, por no decir todos, los estados que vivió el club y me siento un privilegiado de poder haber vivido tantas cosas porque es muy difícil que un jugador se mantenga tantos años en un mismo equipo. Lo del carácter viene con uno, si hubiera jugado solo una temporada, habría dejado todo en la cancha como lo hice siempre en el CAI y en cada uno de los equipos en los que jugué, pero cada año que pasaba fui cogiendo algo de ese carácter maño hasta tal punto que me considero no sé si medio, pero sí un 40% maño... ¡jaja!

-Llegó firmando por un año por si no encajaba, y al tiempo rubricó un compromiso por cuatro temporadas: ¿qué fue lo que le convenció de aquel Basket Zaragoza que iniciaba una nueva andadura?

Querían que firmara por dos años, pero yo pedí que fuera solo uno por si no me adaptaba a estar tan lejos; en diciembre ya estaba firmado por cuatro años más. Cuando Pepe vino a la Argentina a convencerme, me vendió al CAI de una manera tal, que la verdad, yo dudaba, porque era impresionante: la ciudad, el pabellón, jugar con diez mil personas, la estructura del club y varias cosas más... a las semanas de llegar me di cuenta que era verdad, a todo eso se le sumó que el equipo era increíble y me ayudó mucho a que el tema de la adaptación fuera más fácil de lo esperado, me sentí muy cómodo y a gusto, eso hizo que no dudara ni un segundo a la hora de renovar.

-Usted dijo a su llegada: "No destaco en nada, pero hago muchas cosas: anoto, cojo rebotes, recupero balones...", ¿cree que lo cumplió?

Esta sería una pregunta que no tendría que responder yo. Pero bueno, creo que sí cumplí con lo que dije, tengo esa virtud que es la de aportar en la mayoría de las facetas y la suerte de poder adaptarme a la necesidad del equipo y en el CAI lo hice en todas las temporadas. He pasado por muchas situaciones, desde tener que defender al jugador más determinante del otro equipo, a tener más protagonismo en ataque; de tener un papel determinante a un papel secundario, y creo que en todos respondí.



-¿Cree en los jugadores "bandera"? ¿Se sintió "abanderado" del CAI Zaragoza?

Sí, sobre todo los que nacen en un club y pasan casi toda su carrera ahí, como Berni Rodríguez, Navarro... Es cierto que el ambiente del baloncesto me tildaba de abanderado por todos los años que jugué ahí, personalmente creo que lo de abanderado es demasiado, pero sí que me sentí y me siento como si hubiera nacido en el CAI.

-Le comparaban al principio con Lucio Angulo, ¿qué opina al respecto?

Muchos compañeros también me lo decían, para mí era un orgullo que pensaran eso, más alla de todo lo que logró Lucio como jugador, teníamos una forma de jugar semejante y sobre todo creo que físicamente nos parecemos mucho.




-Formó parte de proyectos deportivos en los que era el único superviviente de una temporada a otra: ¿cómo fueron aquellos primeros años convulsos en los que no había solución de continuidad? 

El más confuso de todos fue cuando terminó la primera temporada, porque considero que fue muy buena, quedamos a un pasito del ascenso, que si no hubiera sido por todas las lesiones que tuvimos no tengo duda que habríamos conseguido el objetivo. De repente solo seguimos tres jugadores y todo lo demás cambia, si bien después para la otra temporada hubo muchísimos cambios, fue más lógico, porque mi segunda temporada el equipo deportivamente fue un desastre. Después ya se empezó a tener la idea de mantener alguna base y fue cuando empezaron a salir mejor las cosas.

-Usted es el jugador más histórico del CAI Zaragoza en estos 10 primeros años que ahora se celebran: ¿cuál fue el partido más inolvidable que jugó con el CAI?

Sin duda el partido contra Hospitalet en casa que nos sirvio para lograr el primer ascenso. Esa noche se vivieron cosas inolvidables y dudo de que vaya a tener una noche deportivamente hablando tan mágica como esa.



-Zaragoza siempre ha tenido con los jugadores argentinos (en fútbol, luego en basket) una relación idílica: coincidió primero con Ciorciari, y luego con Quinteros y Victoriano.

Sí, y creo que mucho tiene que ver que somos de carácter muy parecido los maños y los Argentinos. Por eso el cariño especial que nos tienen, y después, que a nosotros no nos gusta perder a nada y eso gusta mucho.

-La continuidad de proyectos... les dio el ascenso pero también les condenó nuevamente a la LEB en el primer año ACB. ¿Qué paso aquel año de estreno, visto con la perspectiva que da el paso del tiempo?

Muchas cosas, el cambio LEB-ACB no es fácil, a la hora de hacer el equipo había muchas limitaciones por el tema cupos y presupuesto. También es verdad que ninguno rindió al nivel que debía, pero tampoco hay que olvidar que es deporte y no siempre las cosas salen como quisiéramos.

-El nombre de Alfred Julbe siempre está en su boca cuando evoca su paso por tierras aragonesas. 

Sí, porque me parece un entrenador magnífico en todos los sentidos, con una personalidad que a muchos irrita pero que a muchos les encanta, donde me incluyo. Y después porque me dio mucha confianza desde el primer día que llegué y eso lo valoro muchísimo.

-Tuvo infinidad de compañeros de viaje: exceptuando a sus compatriotas, ¿de quién guarda mejor recuerdo?

Tuve muchísimos compañeros y te puedo asegurar que no me llevé mal con ninguno, pero con muchos mantengo una relación de amistad, como son Alberto Angulo, Oli Arteaga, Óscar González, José Ferrer, Ivan García y también con la gente del cuerpo técnico y del club. Seguro que me olvido de alguno, ojalá no lean la entrevista, jaja...

-Con todos los jugadores que han jugado a su lado en el CAI, háganos su quinteto ideal con usted incluído. 

Uhhh... qué complicado... conste que me pongo en el equipo porque me obligan, en esta alguno se me va a enojar, seguro, jaja... LucasAlberto, yo, DP y Oliver...

-Dos años después de su marcha de la capital aragonesa, sigue siendo querido, nombrado y recordado por la numerosa afición zaragozana que le sigue considerando como el Gran Capitán: ¿qué les dio?

No sé, será que vieron trabajo, humildad y mucho amor por el CAI y por la ciudad, posiblemente vieron en mí una extensión de ellos dentro de la cancha, otra cosa no se me ocurre.




-Usted rechazó ofertas de ACB para continuar en el CAI Zaragoza y poder jugar en primera división con "su" equipo...

Sí y tambien hubo muchos rumores, que yo sepa que fue verdad, la primera temporada hubo varios equipos preguntando por mí y después de la temporada donde perdemos en el quinto partido contra Murcia. Pero a esas alturas lo único que quería era ascender con el CAI, así que ni dudé en volver a renovar y no me arrepiento de lo que hice.

-¿Ve algún día su número 4 izado junto al mítico 6 de Fernando Arcega?

Noooooo, para nada, esas son palabras mayores... Ustedes lo dicen... Un mítico como Fernando que fue internacional y jugó no sé si 20 temporadas, tiene su merito, ¿no?

-¿Messi o Maradona?

¡Messi! Maradona fue un grande, pero no comparto su forma de ser fuera de la cancha. En cambio, Messi es grande dentro y fuera.

-Conteste con el corazón lo que le sugiere este nombre: Ginóbili.

Crack, fuera de serie, un diferente.

-¿Volvería a salir de Argentina tan joven para jugar lejos de su país?

Sin duda, lo hice cuando no sabía lo que me iba a encontrar, imagínate ahora que sé todo lo que me dio esa salida de mi país.

-Rubén Magnano opinaba que usted podría llegar a jugar con la selección argentina, ¿le queda esa espinita clavada de no haberlo hecho?

Estuve citado dos veces, una no fui por tema de lesión y la otra por que coincidía con mi casamiento. Está claro que me hubiera encantado jugar en alguna selección, pero no es algo que me tiene frustrado ni nada por el estilo.

-¿Por qué nunca ha sido pregonero de las Fiestas del Pilar?

A ver, al igual que el asunto de la camiseta colgada, creo que el tema de ser pregonero es algo muy grande y no creo que haya hecho tantos méritos como para dar el pregón, y después porque creo que hay mucha más gente que se lo merecía antes que yo.

-Indíquenos el lugar de Zaragoza en el que poder recordarle; aquel que hay que señalar en el mapa porque evoca directamente a Usted.

Sin duda la Plaza del Pilar, porque me parece muy bonita y me encanta esa zona. Pero también es mi primer gran recuerdo de Zaragoza, el primer día que llegué me llevaron ahí para hacerme una entrevista.

-Si se encuentra por la calle a Epi, ¿lo reconocería?

¡Jajajaj, ahora sí! Pero en su momento no lo reconocí, sabía quién había sido el gran Epi como jugador, pero el día que me lo presentó Fernando Arcega, me dice, "Matías ven, que quiero presentarte a alguien que te quiere conocer, ¿sabes quien es?", me pregunta... Ignorante e inocente le dije, "No...". Jajajaja... ¡era Epi!

-¿Tiene el email de Pepe Arcega?

Síííí, y el móvil también, aunque no sé si el email seguirá siendo el mismo... jajaja... tengo muy buena relación con Pepe.



Se ha incluido en el mapa "Los sitios del balonZesto" de Google Maps el lugar clave de Zaragoza que evoca  la figura de Matías Lescano.

Resumen de la Copa del Príncipe 2004, ganada por el CAI Zaragoza, y de la que Matías Lescano fue elegido MVP.

Las mejores canastas inverosímiles 2008/09 Liga ACB en ACB TV (nº 4 y nº 2, Matías Lescano)

TL adicional: cuestioning con Matías Lescano en el blog Puertatrás.

Repaso a los primeros 10 años del Basket CAI Zaragoza, en los que Matías Lescano fue protagonista indiscutible.


[Fotografías obtenidas de feb.es, lmcordoba.com.ar, redaragon.com, acb.com, Fotos del CAI Zaragoza. Ayer y Hoy]


Este post tiene ánimo de actualización constante, lo cual solo es posible con tu colaboración, puedes contactar vía email en info@balonzesto.net o Comentar, enviar fotos o imágenes relacionadas con Matías Lescano, que irán completándolo. Última actualización: 25/09/2012


No hay comentarios :

Publicar un comentario